Soneto 148

Sonnet 148 – William Shakespeare

 

O me, what eyes hath Love put in my head,
Which have no correspondence with true sight!
Or, if they have, where is my judgment fled,
That censures falsely what they see aright?
If that be fair whereon my false eyes dote,
What means the world to say it is not so?
If it be not, then love doth well denote
Love’s eye is not so true as all men’s ‘No.’
How can it? O, how can Love’s eye be true,
That is so vex’d with watching and with tears?
No marvel then, though I mistake my view;
The sun itself sees not till heaven clears.
O cunning Love! with tears thou keep’st me blind,
Lest eyes well-seeing thy foul faults should find.

 

Soneto 148

 

¿Qué ojos ha puesto, Amor! ¡Ay de mí! En mi cabeza,
que no se corresponden con la visión real.
¿O dónde si la tienen ha volado mi juicio,
que con error censuran lo que correcto ven?
Si es bello todo aquello que a mis ojos embruja,
¿por qué me dice el mundo, después, que no lo es?
Luego el amor revela que los ojos de Amor,
no son tan fidedignos como el ojo del hombre.
¿Cómo pueden los ojos del Amor ser veraces,
si están siempre ofuscados por vigilias y lágrimas?
No me sorprende, pues, que yerre con mis ojos,
cuando no ven ni el sol, hasta que el cielo aclara.

¡Oh, astuto y dulce, Amor! Con lágrimas me ciegas,
para impedir que vea tus infames defectos.

 

Transcreaciones

 

Mr Whippy (Sonnet 148) by Daljit Nagra                                                               

 

A bare-chested man in tracky bottoms

on the climbing frame with his kids, against our

kids. Us parents are stood in idle banter

when one of us wonders if the dad’s a traveller?

The Met line train runs the thought behind on the hill.

One of us says he saw one, like him, ‘clean’ a screen

at the traffic lights, when the lights turned amber

the driver pressed his foot. Our dad flings up a twig

to show how the man was thrown away.

Most of us laugh. Only our parent governor,

stroking her cornrows, butts all Spring with pikey!

One of us sighs gippoes! Have I put my ear

to the tracks and caught a mumble of ’30s Munich?

If the Buddha claims the world is made of evil,

by our towering oaks, have we sniffed its origin?

In the car park, the ice cream van blares

for its bald Armenian. When I swing my head

back to the swings that hit the blood-lit horizon

of my shame and back, I find I’ve imagined

the gipsy son and dad vanished, and our kids?

 

Mr Whippy (Soneto 148) por Daljit Nagra

 

Hay un hombre que viste pants con el pecho descubierto

en las barras trepadoras con su crío, allá cerca de los nuestros.

La línea Met del tren merodea por el cerro.

Los padres de familia formamos un arco erguido con nuestra plática ociosa

hasta que uno del grupo se pregunta si el descamisado no será un viajero.

Se le conmina a otro unirse al chisme con un monólogo que tiene ensayado

sobre un ‘limpiaparabrisas’ en los semáforos

que estaba recogiendo unas monedas de la calle cuando un coche

le hizo trizas las dos piernas

(aquí, nuestro papá rompe una ramita.)

La mayoría nos reímos, mas nuestra figura gobernante, con sus oscuros

rizos desaliñados, elige embestir el día primaveral con un

¡carajo! Lo dice en voz baja. Luego dice que no los aguanta.

¿Acaso nos hallamos en Munich durante algún verano de los años treinta

mientras otro del grupo exhala la palabra gitanos… ?

Qué tal si mi ADN se cifrara, maldito, entre datos gitanos.

Desde mi nueva voz, diría ¿qué esperanza puede haber si ustedes,

ustedes las clases populares variopintas

de esta gran multicultura londinense, una raza invencible

en sí, no aguantan nuestras costumbres moribundas?

Entonces llega el camión del helado con su armenio calvo,

quien ya había batido las calaveras de crema sobre los conos.

Cuando volteamos hacia los columpios que pegan al horizonte

para regresarse vacíos, con un pavoroso don gitano,

papá e hijo se han esfumado junto con nuestros críos.

 

Versión en español de sonetos de Shakespeare: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Edición: Ramón García González.
Traducción de poemas transcreados: Tanya Huntington.